Blogger Layouts
We are a group of friends/parents that run a not-for-profit cultural association in Spain.
This is our (bilingual!) blog about our theatre workshops for kids...

jueves, 16 de febrero de 2012

El Culebrón sigue...


Segunda fase
Una vez que los personajes han sido divididos en grupos pequeños, se puede empezar a ‘construir’ nuestro culebrón. Para hacerlo, se explicará a la clase que varios de los personajes (pero no necesariamente todos) viven en la misma calle y que juntos van a empezar a situar a los personajes en sus respectivas casas.  Para que lo hagan bien, conviene mostrarles alguna imagen de la calle en cuestión.

Hay varias posibilidades para el profesor a la hora de elegir la imagen y merece la pena tomar un poco de tiempo para reflexionar sobre ello, ya que la localización que elijas repercutirá en todas tus decisiones y acciones de ahora en adelante.

Se puede optar por una imagen super simple, por ejemplo:
 
Un dibujo así no da mucho juego a la hora de explorar como se ven reflejados nuestros personajes (sus gustos etc) en su elección de casa pero tiene la ventaja de ser super clara, que ayuda mucho a la hora de 'situar' a los personajes visualmente en sus respectivas casas.

Otra opción es de elegir (o inventar) una calle llena de casas de diferentes estilos:





Una imagen así da más juego a la hora de colocar a los personajes, ya que nos aporta información 'extra' sobre ellos (sabemos quien es rico, quién puede ser un poco hippie etc) y supuestamente nos dice algo sobre sus personalidades  - aunque puede que esa información luego no es de fiar (igual descubrimos que el que vive en el castillo está cuidándolo para un amigo o trabaja allí de mayordomo... lo que sea).

¿Igual decides que viven todos en el mismo bloque de pisos? Perfecto para crear tensiones y conflictos entre vecinos. ¿Cómo es?
¿Así?
¿.... o así?  

Toma en cuenta también que vuestro culebrón va a ser completamente diferente si viven aquí:

en vez de aquí:
 

O puede que optas por la comedia:
 

En términos dramáticos, siempre viene bien una vieja y misteriosa casa: